Precisiones sobre la renuncia a la herencia

Precisiones sobre la renuncia a la herencia

PRECISIONES POLITICAS SOBRE LA RENUNCIA A LA HERENCIA

Ayer una de las televisiones nacionales emitió un “canutazo” sobre este impuesto, que mezcla conceptos y genera confusión donde debe quedar claro que la renuncia del ciudadano a la herencia por deudas no tiene nada que ver con los exagerados tipos impositivos fiscales que aplican algunas comunidades en este impuesto. No es tontería, y como a mi me enseñaron que la verdad es “toda y sola” hago las siguientes reflexiones.-

1.- LA FUENTE.- Con relación al enfoque de noticias jurídicas en estas emisoras, recuerdo al experto jurista Daniel Los Certales, Director de Sepin cuando escribía que una de ellas le vetó al intentar explicar la ponderación de los derechos de arrendador y arrendatario en la nueva LAU (ley arrendamientos urbanos), porque sus criterios, estrictamente jurídicos, no militaban en los idearios de estas emisoras. Cuando la emisora es empática con Venezuela lo es con el resultado que este país ofrece en materia de corrupción y de abuso en derechos civiles: pincha en: http://data.worldjusticeproject.org/

2.- EL REPUDIO DE LA HERENCIA POR ALTOS TIPOS VSS EL “PUFO” POR DEUDAS.- La esencia de la noticia es que el tipo impositivo no es la principal razón de la renuncia de herencias, y para demostrarlo aporta opiniones aunque son cuestiones que no deben mezclarse.

http://www.lasexta.com/noticias/economia/el-impuesto-de-sucesiones-no-es-la-principal-razon-por-la-que-se-renuncia-a-las-herencias_2017032458d55a1d0cf2cbe7cfe9d2cf.html

No es mi intención profundizar en aspectos jurídicos, pero es muy claro, aunque en la noticia no lo suficiente, que los ALTOS TIPOS en el impuesto de sucesiones son esenciales y motivo fundamental en las renuncias de herencias. Que no nos confundan, nadie adquiere un patrimonio, empresa o herencia si las deudas superan el activo, porque entonces nos quedaríamos con lo que vulgarmente los ciudadanos llamamos un “PUFO”, y cabalmente si es una herencia la rechazamos; o como mucho, si hay dudas sobre el saldo, la aceptamos en el complejo concepto de “a beneficio de inventario”. Como también es lógico que para el supuesto del Grupo I (parientes ascendientes, descendientes y cónyuges) el rechazo sea menor que para el resto de parientes más lejanos y sin bonificaciones (ni siquiera en Madrid), porque los tipos fiscales pueden llegar a superar fácilmente el 50% de lo recibido. Y ello más cuando las Autonomías no facilitan la aceptación de la herencia, ya sea porque valoran excesivamente los bienes en sus calculadores, o porque conceden un escaso plazo al contribuyente para que este pueda pagar el impuesto mediante la venta por precio razonable de una parte de los bienes que la integran. Ademas se debe tener en cuenta que la renuncia puede ser solidaria, ya que en Autonomías de tipos fiscales simbólicos los hijos pueden hacerlo a favor del supérstite para que disfrute plenamente del total patrimonio hasta su fallecimiento. Esto es inviable en Comunidades de alta voracidad fiscal (Andalucía, Extremadura, etc…)..

3.- FINALIDAD DE IMPUESTO DE SUCESIONES.- Crear un impuesto es muy fácil , no así justificarlo, especialmente para quienes hacen las leyes a su medida, cosa no infrecuente. Recuerdo la reforma de la LAU en la Ley 55/1999, de 29 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, introdujo el apartado 12 DTR 3ª de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, para fijar la fecha de extinción de los contratos de arrendamientos de Locales destinados a Oficina de Farmacia suscritos antes del 9 de mayo de 1985; o como gobernando Felipe González, abogado, nos beneficio a todos los abogados con el IVA “0”.

Lo saben los grandes empresarios y patrimonios, a quienes este impuesto no les abruma porque lo minimizan con deslocalizaciones, inversiones en el extranjero, balances ad hoc, pasivos en otros países; y porque pueden traspasar su patrimonio empresarial con significativos beneficios fiscales como conjunto o universalidad de bienes, con el pretexto de dar continuidad a la vida de las empresas, o a la empresa familiar; pero no se le permite al ciudadano normal, cuyo único y triste recurso es domiciliarse en una Comunidad Autónoma ajena a la voraz de turno.

4.- ENSAÑAMIENTO IMPOSITIVO.- Lo normal es que cualquier ciudadano confíe en que se respetarán sus ahorros porque ya ha pagado un progresivo IRPF., o ITP para comprarlos.

Las opciones vitales básicas del ciudadano son: -invertir lo que gana en inmuebles, que genera riqueza (construcción, mantenimiento y conservación, empleos etc.); -gastarlo, en viajes, coches, etc., que también genera riqueza; -o guardarlo en metálico bajo un ladrillo.. Pero el Estado con este impuesto se ensaña con la primera opción, que es la única que implica mayor inversión social, más sacrificio y una visión protectora de la familia.

5.. EL DERROCHE FISCAL.- A nadie nos gusta, salvo la indiferencia de quien se beneficia o está exento de sus consecuencias, que los políticos nos machaquen con impuestos y luego no sepan que hacer con ellos, o que los destinen a pagar sus pufos por mala gestión, que también los tienen. Queremos que los impuestos sean razonables y moderados. Por ejemplo, a mi juicio es ridículo que se remodele la Plaza de España de Madrid o se acometan los estúpidos proyectos que el Ayuntamiento de Madrid nos propone en “Decide Madrid” consistentes en “farolas fernandinas, versos en los suelos de las calles…”, cuando la sanidad o a la enseñanza están malamente; un caso: en las habitaciones del hospital de Cáceres no hay agarraderos para que los ancianos con problemas de movilidad puedan sujetarse al hacer sus necesidades.

Estamos en un país en el que se habla del fraude fiscal desde el aspecto de recaudación pero poco o nada se controla ese también FRAUDE fiscal en la falta de rigor del gasto. Esto hace que el ciudadano se tenga que plantear si le merece invertir en inmuebles.

Por ejemplo, en Plasencia su actual Alcalde, Pizarro García acostumbra a echar la culpa de la precariedad consistorial a la anterior Alcaldesa (condenada y encarcelada), pero a su rebufo aprueba con sus actuales concejales un Plan Urbanístico para convertir esa localidad en una auténtica “ciudad salchicha” de varios kilómetros de longitud; plan antagonista de la ciudad peatonal de Norman Foster. Este Plan sostiene el absurdo desideratum de rellenar un montón de hectáreas con imaginarias industrias, edificios y servicios mientras en el pueblo se acumula un enorme paro, industrias cerradas y naves vacías. Esto significa pseudorecalificar para recaudar, posiblemente hasta confiscar, bajo el eufemismo de “valor por localización”, con una total falta de expectativas de que donde hay vacas no haya solo habrá vacas.