Fiscalidad en la custodia compartida: Un caso comentado

Fiscalidad en la custodia compartida: Un caso comentado

FISCALIDAD DE LOS ALIMENTOS EN CUSTODIA COMPARTIDA

Voy a dar mi opinión sobre la Sentencia del TSJ de Madrid de 30/01/2017, en mi modo habitual esquemático:

a) La referida Sentencia no tiene por objeto calificar fiscalmente el pago de los alimentos a favor de hijos dependientes en supuestos de custodia compartida, sino un supuesto concreto: las partes literalmente dicen que “no fijan alimentos”, pero lo contradicen al comprometerse a “ingresar en una cuenta común 350.- € mes” para su sostenimiento.

b) El tratamiento fiscal del pago de los alimentos en sistema de custodia compartida no tiene dudas; está resuelta por DGT cuando la la SG. dice- “…en caso de que la guarda y custodia sea compartida, el mínimo familiar por descendientes se prorrateará entre ambos padres, con independencia de aquél con quien estén conviviendo a la fecha de devengo del impuesto. En caso contrario el mínimo familiar por descendientes corresponderá a quien, de acuerdo con lo dispuesto en el convenio regulador, tenga atribuida la guarda y custodia de los hijos en la fecha de devengo del impuesto…”. Item más, esta situación ya se ha contemplado para el supuesto del divorcio notarial.

c) ¿a quien se discrimina? A los hijos de parejas no separadas o divorciadas judicialmente. Discriminación abordada y reconocida por el TEAC, que concluye que al no ser el tratamiento previsto en los artículos 64 y 75 de LIRPF. una mera cuestión interpretativa (como si lo es la Sentencia que comentamos) sino legislativa, la solución solo la puede dar el legislador.

d) En suma, lo que aborda la meritada sentencia no es resolver problemas de desigualdad fiscal sino una mera interpretación integradora de una estipulación en la que las partes se contradicen; una mera interpretación integradora; que si las partes establecen un sistema con aportaciones líquidas periódicas por meses para el sostenimiento del hijo, aunque ellos digan que no fijan alimentos esa obligación existe porque “incluye todos los gastos que el artículo 142 del Código Civil, a excepción de la manutención, que lógicamente cada uno asume personalmente”.

Por eso es conveniente que cuando existan dudas al respecto se consulte a un abogado experto en la materia